• Facebook
  • Google+
  • RSS
Publicado: 09/10/2010
Visto: 3009 veces
Fuente: Diario Perfil

Desde La Pampa, kilómetro a kilómetro, un reconocimiento de las inmensas posibilidades turísticas que ofrece la geografía del sur del país.

Encarar un viaje hacia la Patagonia no es cosa ‘e mandinga; los 770 mil kilómetros cuadrados de extensión, que ostentan el mismo nombre desde que Magallanes llegó hace quinientos años, están claramente divididos en tres. La gran amplitud longitudinal y latitudinal hace a la variedad de climas y ésta a la diversidad botánica. La cordillera reserva la humedad para los bosques andinos donde las precipitaciones alcanzan los 3 mil mm por año; 70 kilómetros hacia el Este, no pasan de los 700 mm. Definitivamente no es lo mismo encarar el pico del Cono Sur por la insolada costa que por la frondosa franja occidental; para valientes queda la árida meseta central azotada por el viento y sentenciada por la lontananza.

Entonces, cuando se encara un viaje que le va a costar unas cuantas cifras al cuentakilómetros, es bueno informarse porque la inmensidad patagónica no pasa desapercibida. Toda la Patagonia argentina tiene 2,2 millones de habitantes, prácticamente la mitad que la Ciudad de Buenos Aires. Hay que estar listos para soportar esa soledad, planear las actividades y las paradas técnicas.

La pre en La Pampa

A 604 km de Buenos Aires, por la RN 5, la ciudad de Santa Rosa cuenta con servicios y atractivos suficientes como para merecer una visita. Para la tarde, el centro histórico, luego cena criolla, visita al Teatro Español y cerrar en el Casino. A 70 kilómetros de la capital se encuentra el Parque Luro, que durante el verano está abierto todos los días. El primer coto de caza del país es un claro ejemplo del estilo de vida en la belle époque. El museo El Castillo, con 7.800 hectáreas de parques franceses y campos de ciervos, fue antigua residencia de la familia Luro. Siguiendo la RN 152, el Parque Nacional Lihue Calel es un paseo por las sierras que representan un oasis en medio del desierto. A 35 kilómetros, la localidad de Puelches espera con degustación de quesos y artesanías en lana de cabra.

A Neuquén puede llegarse continuando por la RN 152 hasta empalmar con la RN 22 o bien, retomando la RN 143 hasta alcanzar la RP 20, famosa por los 205 kilómetros de recta ininterrumpida, prueba de fuego de las travesías argentinas, donde de día el sol calcina, de noche el viento frío congela los parabrisas y la monotonía del paisaje hipnotiza a cualquier hora.

Hacia los Andes

Neuquén recibe con su circuito más novedoso: vinos, manzanas y dinosaurios. En Villa El Chocón, a kilómetros de la capital provincial comienza la ruta arqueológica y siguiendo hacia Plottier y Centenario se visitan chacras productoras de frutas finas; en San Patricio del Chañar y Añelo comienza el circuito de bodegas. Ya en Villa Pehuenia arranca el corredor de los lagos, que en verano iluminan los bosques de coníferas. Pasando por San Martín de los Andes y Villa Traful, Villa La Angostura despide la provincia triangular desde la costa norte del Lago Nahuel Huapi.

Del otro lado del lago, dentro del Parque Nacional homónimo que Neuquén comparte con Río Negro, espera San Carlos de Bariloche, el gigante patagónico con la oferta turística que lo caracteriza. A 128 km, campings, albergues y hosterías hospedan a los viajeros en la bohemia de El Bolsón. Aunque generosa, la porción cordillerana de Río Negro es escueta y la siguiente parada montañosa nos lleva directamente a la provincia de Chubut. El Parque Nacional Lago Puelo es la puerta de entrada a las opciones que brinda la provincia de la cultura galesa. En Cholila se encuentra la casa donde vivieron Butch Cassidy y Sundance Kid, abierta a las visitas.

Límite natural con Chile, el Parque Nacional Los Alerces protege 263 mil hectáreas 40 kilómetros al oeste de Esquel y ofrece un amplio abanico de actividades para disfrutar de la naturaleza, rodeados por el alerzal milenario y regados por el río Arrayanes y los lagos Menéndez, Rivadavia, Futalaufquen y Krüger. Ideal para la pesca deportiva y el canotaje, las aguas chubutenses siguen hacia el sur, donde la altura de las montañas va bajando, pero el contraste natural es cada vez más fuerte. La Trochita, el tren a vapor más antiguo del país todavía transporta pasajeros desde Esquel hasta la localidad de Nahuel Pan.

La guía hacia el sur sigue siendo la Ruta 40 y ahora es la provincia de los hielos eternos la que espera. Después de la localidad de Perito Moreno, la Cueva de las Manos es una de las manifestaciones de arte rupestre más significativas de toda la región. Siguiendo hacia el sur, El Chaltén, “capital nacional del trekking”, es la localidad más joven del país y base para escalar los montes Fitz Roy y Torre, navegar el lago Viedma y conocer los hielos continentales. 215 kilómetros después se llega a El Calafate (la capital federal quedó 2.787 kilómetros atrás). Ochenta kilómetros al Oeste, el Parque Nacional Los Glaciares alberga 356 bloques de hielo entre los que se destacan el Perito Moreno, el Upsala, el Spegazzini y el Onelli. Estas moles de agua helada alimentan los lagos Viedma y Argentino, espejos de 700 mil hectáreas protegidas, entre bosques de ñires, lengas y cipreses.

La RN 5 conduce hasta Río Gallegos y la RN 3 continúa hasta la ciudad más austral del planeta.

Después de embarcar el auto para cruzar el estrecho de Magallanes y recorrer algunos tramos de ripio, la Isla Grande de Tierra del Fuego se descubre solitaria y firme ante las gélidas aguas del Canal de Beagle. Ushuaia es puro color y luz durante la temporada estival y el turismo aventura es el imán para los viajeros que la visitan.

El Mar Argentino

Del otro lado del país, las aguas saladas de la costa atlántica hacen de los abruptos acantilados y las extensas playas, refugios y zonas de reproducción de una infinita variedad de fauna marina. Se puede regresar por la costa, hacia el norte. Península Valdés, en la provincia de Chubut, es la primera reserva natural indispensable. Por la RN 3 y después de visitar la Pingüinera San Lorenzo, Puerto Madryn es el centro urbano más desarrollado de la zona, con pluralidad de servicios y un puerto donde encarar los paseos náuticos, kayak y el buceo. Además se practica mountain bike, trekking y cabalgatas, avistajes de aves y mamíferos de estación.

Para un alto en el camino, tanto en Trelew como en Rawson, un té galés reparador, antes de los 110 kilómetros que faltan hasta Punta Tombo, playa desierta tomada por pingüinos magallánicos. Allí también se visitan el pequeño cementerio y un búnker de la Guerra de las Malvinas. La RN 26 conduce hasta el Bosque Petrificado Sarmiento y se retoma la costa para entrar en Santa Cruz.

Sesenta kilómetros al sur de Caleta Olivia, se divisan las barrancas y piedras volcánicas de Puerto Deseado y los simpáticos pingüinos de penacho amarillo. Puerto San Julián cuenta con una gran reserva de elefantes y lobos marinos. Pero no es esta su única relevancia turística: fue allí donde Magallanes bautizó a los habitantes de esta región “patagones” y donde se ofició la primera misa austral del planeta.

“No creo haber visto nunca un lugar más apartado del resto del mundo”, escribía Charles Darwin en 1833, y aunque hoy siga siendo lejos, nunca habrá distancias imposibles para los buscadores de aventuras.

Fuente: Diario Perfíl


Ver más información acerca de La Pampa.

Comentarios
Notas y artículos
A caballo siguiendo las huellas de los ranqueles A caballo siguiendo las huellas de los ranqueles
El origen de la cabalgata organizada por Estancia San Carlos es unir culturas diferentes teniendo como base la historia del ranquel, el aborigen nativo del lugar Durante el recorrido, se visitará la laguna Leuvucó, un antiguo asentamiento indígena, donde descansan los restos del cacique Mariano Rosas, ahijado de Juan Manuel De Rosas. También se conoc
Pinturas rupestres en La Pampa Pinturas rupestres en La Pampa
Dentro del Parque Nacional Lihué Calel, por un sendero vehicular o peatonal, se puede ingresar al sendero de interpretación Valle de las Pinturas. Donde se pueden ver como se expresaron los antiguos habitantes a través de las pinturas y motivos abstractos hace mas de 1.000 años. En el camino a este valle, se pueden visitar las las ruinas de lo que fu
Un paisaje serrano que guarda milenarias huellas Un paisaje serrano que guarda milenarias huellas
El Parque Nacional Lihué Calel es un paisaje serrano de la provincia de La Pampa, que guarda un resguardo de milenarias huellas de culturas precolombinas, pinturas rupestres, fauna y flora autóctonas. Tal como lo ilustra el escudo de la provincia de La Pampa, el caldén es un árbol que refleja naturaleza verde de los campos. El Parque Nacional Lihu&ea



Buscar hoteles en: 
Fecha de ingreso:  
Fecha de salida:  
Notas y articulos
365patagonia.com
La guía online de Patagonia los 365 días del año
www.365patagonia.com
Desarrollado por