• Facebook
  • Google+
  • RSS
Publicado: 17/01/2010
Visto: 582 veces
Fuente: La Nación Turismo

Junto a un lago encantado, una villa apacible es el punto de partida para navegaciones, trekking, salidas de pesca y, en muchos casos, también para comenzar una nueva vida. Nada menos

Villa Traful es un remanso de paz. Eso es lo que ofrece el entorno natural perfectamente cuidado de esta aldea de montaña. Eso, además de una serie de misteriosos atractivos, incluyendo un bosque sumergido en el lago.

Villa Traful es un pequeño poblado con 500 habitantes. Está enclavado en la ladera de una montaña con vista panorámica sobre el majestuoso lago homónimo. Allí apenas hay señal de celular; sólo existe un local con Internet, y el día, en general, se vive a otro ritmo, un lugar ideal para conectarse con la naturaleza y el alma.

La villa está situada a 100 kilómetros de Bariloche, desde donde se llega bordeando los ríos Limay y Traful, hasta que se encajona en el balcón de una montaña boscosa que tiene a sus pies el lago que dio nombre a la comunidad y que en la lengua mapuche significa unión. El turismo de verano es el principal motor de la economía local, que cada vez ofrece más servicios de hosterías, cabañas, campings, gastronomía y actividades recreativas para toda la familia.

El pintoresco muelle de madera en la mitad del poblado es el punto de encuentro para iniciar cualquier recorrido, y también una de las postales más buscadas para llevar una imagen del inmenso lago de aguas cristalinas.

Ese lago tiene un atractivo especial: un bosque de cipreses sumergido que asoma a la superficie en la margen norte, en la costa frente al poblado, donde hace unos 100 años se desprendió el faldeo del cerro Bayo, con añosos árboles de más de 20 metros que aún se mantienen con el tronco erguido, pero desde lo más profundo del agua.

Se pueden ver desde la superficie en una embarcación por la transparencia del agua. Guías locales ofrecen paseos de dos horas en botes descubiertos por $ 100 para adultos y $ 50 para niños. También es posible bucear entre estos extraños árboles, pero en la villa turística no se ofrecen salidas de este tipo, sólo el traslado.

El tour náutico avanza hasta un sector de grutas naturales de origen glaciario sobre una pared externa a la costa del lago, donde algún devoto colocó una estatuilla de la Virgen Stella Maris, patrona de los pescadores, en gratitud por haberse salvado y refugiado en esta gruta cuando una tormenta lo sorprendió en plena navegación.
Cambio de clima

Estas vueltas por el lago son una de las principales propuestas de un grupo de guías que trabaja desde 2004 en la zona con el nombre de Eco Traful. En el grupo están Néstor Ruso Grez y su mujer, Gabriela Canale, que llegó una vez como turista y se quedó para compartir la vida en esta aldea de montaña. "Lo que me cautivó fue la combinación del entorno natural con las actividades de todo tipo", cuenta Gabriela, que orienta a los turistas en su local del centro del pueblo.

La mayor parte del turismo que llega son familias, aunque en los últimos años muchos jóvenes aprovechan también la creciente oferta de campings para instalarse unos días en medio del circuito de Siete Lagos.

Un defensor del camping como buena opción para el contacto con la naturaleza es José Lostalo, que hace cinco años decidió dejar su atareada vida en Buenos Aires para instalarse en plan de relax en un predio boscoso en pendiente que desde cada ángulo tiene como principal vista el majestuoso lago Traful.

José decidió continuar su vida allí y abrir un camping modelo con todos los servicios. "Un lugar impoluto y el lago más oxigenado de esta zona", dice.

Su camping, El Mirador del Traful, está ubicado 2 kilómetros antes de llegar al poblado, sobre la ruta 65, desde donde llaman la atención unas carpas con forma de cabaña, pero de lona que diseñó y patentó José hace tres años. Las llamó dormi tent, un espacio recubierto en lona, con piso de madera y alfombra, calefacción con placa de ecosol y luz por fotocélula, que tiene un comedor con mesa y sillas de madera, más dos habitaciones con capacidad para cuatro personas.

Los dormis son ideales para los días de lluvia, ya que es necesario mantenerse en un lugar seco y cálido. La tarifa es de $ 70 por persona, mientras que llevar la carpa propia e instalarse en una de las 70 parcelas del predio cuesta $ 35.

El predio, de doce hectáreas, conserva los árboles en total plenitud; tiene una ladera por donde se puede ascender y llegar a la cascada del arroyo La Máquina, y a 600 metros de altura una granja de pobladores antiguos.

En total, hay más de seis campings, más agrestes o con más instalaciones, y se llenan de acampantes en enero.
Por si las moscas

Traful también es punto de encuentro de pescadores. Tiene un atractivo especial para los anglers porque en las frías aguas de su lago y en ríos de la zona hay una especie única de salmón.

Silvio Balmaceda es desde hace 29 años instructor de pesca con mosca. Cada verano llega desde San Rafael, Mendoza, en busca de regocijo personal y laboral. "La pesca acá tiene un valor único por el salmón encerrado de estas aguas, un pez que ingresó hace más de cien años, que se adaptó bien al lugar y tiene un atractivo deportivo particular porque da buena pelea en el momento de ser capturado."

El salmón está totalmente protegido y su captura, vedada. Por eso, cada pescador debe tomar conciencia de su valor y devolverlo al agua.

Mientras habla, Silvio prepara moscas. Porque además de ser un amante de la pesca, de enseñar y trabajar en esta actividad, es diseñador de moscas, que realiza de manera artesanal. Asegura que vende unos 10.000 ejemplares al año con el sello Traful.

La técnica de pesca con mosca se enseña por $ 100 la hora en el césped del centro del pueblo, y después en coordinación con los guías de la zona se realizan salidas por el lago, el río Traful y los arroyos pequeños ($ 400).
Las Mellizas

También se pueden hacer salidas combinadas con trekking y paseo lacustre, y en algunos casos, además, pesca. Un sitio ideal son las lagunas llamadas Las Mellizas, compuestas por la laguna Verde y la Azul, hasta donde se llega después de cruzar el lago y realizar un trekking de 12 kilómetros. En este sitio, bordeando una de las lagunas, se llega a un alero rocoso donde se pueden observar diversas pinturas rupestres realizadas por tehuelches hace más de 600 años.

Esa actividad tiene un costo de $ 140 por persona (hay descuentos para menores) y ocupa casi todo el día, si se lleva una vianda para almorzar en una zona de veranada.

Dentro de la pequeña localidad también se ofrecen caminatas de fácil acceso (30 minutos desde la Pampa de los Alamos), que proponen en un corto trayecto un sendero rodeado de coihues que culmina su tramo en un enorme mirador hacia la cascada Coa-Có, un imponente salto de agua en medio de una formación rocosa, desde donde se puede continuar por un paseo hacia la cascada Arroyo Blanco, ubicada en otro extremo.

En un circuito más alejado, en el paraje Cuyín Manzano, se pueden observar los enormes cóndores que vigilan la Cordillera, que tienen un dormidero sobre una formación de origen volcánico.

Cómo llegar: Desde Bariloche por la ruta 237 hasta Confluencia, luego 35 kilómetros por la ruta 65 (ripio).

En la web: www.villatraful.gov.ar

Fuente: La Nación Turismo
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1222491


Ver más información acerca de Neuquén y de Villa Traful.

Comentarios
Notas y artículos
Vuelve la "Cocina de los 7 Lagos" Vuelve la "Cocina de los 7 Lagos"
Del 5 al 11 de septiembre 2016 se desarrolla una nueva edición de “Cocina de los 7 Lagos” en Villa La Angostura y San Martín de los Andes, en un encuentro gastronómico donde se destacan las propuestas con cordero, ciervo, pescado y demás platos característicos de la zona. En los Centros de Informes y las agencias de
Un bosque sumergido en la Patagonia Un bosque sumergido en la Patagonia
La Patagonia no deja de sorprendernos, y pocos pueden conocer este bosque sumergido ubicado en el lago Traful, muy cerca de la Villa Traful. Este bosque presenta gran cantidad de árboles que aún siguen en pie, sumergidos en zonas de hasta 30 metros de profundidad. Es ideal para hacer un buceo diferente, entre los arboles en aguas transparentes. Es necesario contar
El paisaje idílico de Villa Traful El paisaje idílico de Villa Traful
Entre Villa La Angostura y San Martín de los Andes, en el corazón del Parque Nacional Nahuel Huapi, está Villa Traful. Crónica de una visita a este bellísimo rincón del sur de Neuquén, con picos nevados alrededor de un lago, bosques de lenga y ciprés y un pueblito de 500 habitantes con calles de tierra. Un desvío de



Buscar hoteles en Villa Traful
Fecha de ingreso:  
Fecha de salida:  
Alojamiento destacado en Villa Traful
Notas y articulos
365patagonia.com
La guía online de Patagonia los 365 días del año
www.365patagonia.com
Desarrollado por