• Facebook
  • Google+
  • RSS
Publicado: 23/01/2011
Visto: 571 veces
Fuente: Página 12 Turismo

Uno de los grandes atractivos de Las Grutas es que tiene mucho más que playa. Los amantes del avistaje de aves, por ejemplo, pueden emprender el camino hacia la zona de San Antonio Este –el puerto por donde se exporta la fruta del Alto Valle de Río Negro– y conocer sus desérticas pero imponentes playas de conchilla, que forman parte de una reserva natural destinada a proteger a las aves migratorias que cada año recorren miles de kilómetros entre Tierra del Fuego y el Polo Norte. Estas playas, totalmente agrestes y solitarias, son de una belleza increíble y sus aguas turquesas y cálidas las hacen dignas de un pequeño y desconocido Caribe rionegrino.

Otro sitio para descubrir sí o sí es la Salina del Gualicho, a 60 kilómetros de Las Grutas. Este desierto de sal se encuentra en el Bajo del Gualicho, a 72 metros bajo el nivel del mar, la segunda mayor depresión de nuestro país (la primera es el Bajo San Julián, en Santa Cruz, que con 107 metros bajo el nivel del mar es la mayor depresión del hemisferio occidental). Desert Tracks es la prestadora que organiza la visita: mucho más que una excursión, lo que se propone es una experiencia que resultará imposible de olvidar. Se sale al atardecer, en viejos camiones militares reacondicionados para el turismo, y se llega al oasis de sal alrededor de una hora después, para ingresar en los playones de trabajo rodeados de bloques blancos y gigantescos. Los guías se encargan de dar todos los detalles técnicos, empezando por el origen del salar, que se formó cuando se elevó la Cordillera de los Andes y esta zona sufrió una depresión que permitió el ingreso del mar. Pasaron los años y el mar se retiró, pero quedó una capa madre de sal de 23 metros de espesor: hoy, esta capa de sal es explotada con fines industriales pero se regenera todos los años, convirtiéndose en un recurso prácticamente inagotable. No queda sino agradecerlo, sobre todo cuando se llega hasta el corazón de la salina para ver la puesta del sol, que lentamente se hunde en el horizonte tiñéndolo de rosa y regala un toque romántico al brindis que se propone a los participantes. Más tarde se volverá a la zona donde quedó estacionado el camión para comer un pollo al disco recién preparado a la luz de las estrellas, y finalmente recostarse boca arriba para explorar con catalejos la magnificencia de la bóveda celeste del hemisferio austral.

Fuente: Página 12 Turismo


Ver más información acerca de Río Negro y de Las Grutas.

Comentarios
Notas y artículos
Aves migratorioas en la costa de Las Grutas Aves migratorioas en la costa de Las Grutas
En estos días, está regresando el playero rojizo y otras aves migratorias que hacen su escala en Las Grutas y la costa de Río Negro, en su viaje desde Tierra del Fuego hacia el Hemisferio Norte. El Area Natural Protegida Bahía de San Antonio las recibe durante estos meses, a estas aves que pesan menos de 150 gramos y mide unos 25 centímetros,
El centro de interpretación Latitud Vuelo 40 El centro de interpretación Latitud Vuelo 40
Sobre la costa del golfo San Matías, camino a San Antonio Oeste y cerca de Las Grutas, se encuentra el Refugio de Vida Silvestre Privado “El Jahuel”. Es un lugar extenso que se mantiene casi virgen, ubicado cerca del Área Natural Protegida de la Bahía de San Antonio. Dentro del "Jahuel” se encuentra el edificio Vuelo Latitud 40, donde
Paseos en las afueras de Las Grutas Paseos en las afueras de Las Grutas
Cerca de Las Grutas se puede conocer Piedras Coloradas, ubicada a 6 kms al Sur. Es una playa muy linda, de rojizas rocas milenarias que no tiene infraestructura y es ideal para los que buscan más tranquilidad. Con marea baja, se puede llegar caminando. Es un buen lugar para pescar y hacer sandboard. A 13 kms al Sur también se encuentra El Sótano, una zona d



Buscar hoteles en Las Grutas
Fecha de ingreso:  
Fecha de salida:  
Notas y articulos
365patagonia.com
La guía online de Patagonia los 365 días del año
www.365patagonia.com
Desarrollado por